Declaraciones

Declaración Argentina - Sobre las Empresas Extranjeras en la Construcción en los países región FIIC 2014
Declaración Lima - Inversión extranjera países región FIIC 2012
Declaración de Principios sobre Infraestructura
Declaraciones de San José Costa Rica, Noviembre 2010
Declaración de Cochabamba - Bolivia, Abril 2008

Declaración de Cochabamba - Bolivia

DE LA FEDERACIÓN INTERAMERICANA DE LA INDUSTRIA DE LA CONSTRUCCIÓN FIIC

Cochabamba – Bolivia, 11 de abril de 2008.

La Federación Interamericana de la Industria de la Construcción, FIIC, convocada en esta ciudad con motivo de la LIX Reunión de Consejo Directivo declara unánimemente:

Considerando que varios países, donde desarrollan sus actividades las Cámaras integrantes de la Federación Interamericana de la industria de la ConstrucciÓn – FIIC, enfrentan situaciones de tensión en lo social y en lo económico, se ha estimado oportuno y necesario emitir esta Declaración reafirmando los conceptos esenciales que sus miembros comparten plenamente.

FIIC reitera su total adhesión al principio de que es la empresa privada el mejor impulsador del desarrollo económico y social, en el cual el mercado es el asignador de recursos más eficiente y el Estado tiene la función de regular a través del ordenamiento jurídico, el correcto desenvolvimiento de los agentes económicos.

Esta adhesión a dicho principio significa que valoramos como un bien esencial la preservación de los equilibrios macroeconómicos, único camino para contener la inflación, enemiga tenaz de nuestras economías y de los más pobres, y elemento clave para permitir un comercio activo, libre y éticamente aceptable entre las naciones.

Igualmente, asignamos un valor fundamental a la libertad de emprendimiento de los individuos como la vía más eficiente y rápida para lograr el progreso de las comunidades de nuestros países. Esta acción de emprender, creando y desarrollando unidades empresariales en todos los ámbitos de la actividad económica es el sustento básico del sistema de empresa privada, que inserto en un marco regulatorio serio, provee la seguridad jurídica indispensable para invertir.

La Industria de la Construcción es la mayor generadora de empleo formal en Latinoamérica, siendo uno de sus principales sustentos sociales y económicos. Para ello es fundamental que los gobiernos inviertan en forma constante, en infraestructura y vivienda, así como, a su vez, faciliten y promuevan la inversión privada en ambos sectores, para mantener el empleo y en conjunto, generar el bienestar social que ello conlleva.

Finalmente, queremos señalar que si bien el Estado tiene ineludibles responsabilidades en el desarrollo social, los empresarios privados de la Construcción agrupados en la FIIC creemos que todos los emprendedores tenemos una responsabilidad social de la mayor trascendencia, hacia las comunidades donde actuamos y participamos, hacia nuestros trabajadores y hacia quienes compran los bienes y servicios que producimos. Esta responsabilidad se comparte y debe ser asumida por empresas, individuos y por los cuerpos intermedios de la Sociedad como lo son las Cámara que componen la FIIC

Declaración de Cochabamba - Bolivia(100kb)

Declaración de Cochabamba - Específica Bolivia, Abril 2008

Declaración de Cochabamba - Bolivia

DE LA FEDERACIÓN INTERAMERICANA DE LA INDUSTRIA DE LA CONSTRUCCION FIIC

Cochabamba – Bolivia, 11 de abril de 2008

La Federación Interamericana de la Industria de la Construcción, FIIC, convocada en esta ciudad con motivo de la LIX Reunión del Consejo Directivo declara unánimemente su respaldo a la Cámara Boliviana de la Construcción, haciendo propias las siguientes ideas:

Los constructores agrupados en FIIC valoramos la relación saludable entre la empresa privada y el gobierno, que tiene como objetivo alinear nuestra responsabilidad social con las responsabilidades ineludibles en el desarrollo social que asume el gobierno.

Una oportunidad real de colaboración entre las empresas y el gobierno radica en el diseño de políticas públicas que dinamicen el sector, específicamente en el desarrollo y evolución de una Ley de Obras Públicas que a su vez permita mantener el equilibrio económico de los contratos.

La Ley de Obras Públicas velará por la calidad de las obras diferenciando a las propuestas baratas, de las más convenientes para el Estado. Por otro lado potenciaría la generación de empleos, cuidando la viabilidad de los proyectos, asegurando así el bienestar de los trabajadores a largo plazo.

Los empresarios deseamos colaborar con nuestros gobiernos advirtiendo sobre las políticas públicas para evitar situaciones indeseables para el desarrollo, como lo son: inflación, depreciación cambiaria y que de manera muy concreta provocan imposibilidad de reajustar precios, rescisiones de contratos y ultimadamente la suspensión forzosa de las obras.

La FIIC agradece la hospitalidad de los Bolivianos y reitera su apoyo a las iniciativas encabezadas por la Cámara Boliviana de la Construcción.
Cochabamba, abril 11 de 2008

Declaración de Cochabamba - Bolivia(99kb)

Declaración de Cochabamba - Específica Ecuador, Abril 2008

Declaración de Cochabamba - Bolivia


DE LA FEDERACIÓN INTERAMERICANA DE LA INDUSTRIA DE LA CONSTRUCCION FIIC

 

Cochabamba – Bolivia, 11 de abril de 2008.

La Federación Interamericana de la Industria de la Construcción, FIIC, convocada en esta ciudad con motivo de la LIX Reunión del Consejo Directivo declara unánimemente su respaldo a la Federación Ecuatoriana de Cámaras de la Construcción, haciendo propias las siguientes ideas:

Los constructores agrupados en FIIC valoramos la relación saludable entre la empresa privada y el gobierno, que tiene como objetivo alinear nuestra responsabilidad social con las responsabilidades ineludibles en el desarrollo social que asume el gobierno.

Una oportunidad real de colaboración entre las empresas y el gobierno radica en el diseño de políticas públicas que dinamicen el sector, específicamente en el desarrollo y evolución de una Ley de Obras Públicas que a su vez permita mantener el equilibrio económico de los contratos.

La Ley de Obras Públicas velará por la calidad de las obras diferenciando a las propuestas baratas, de las más convenientes para el Estado. Por otro lado potenciaría la generación de empleos, cuidando la viabilidad de los proyectos, asegurando así el bienestar de los trabajadores a largo plazo.

Los empresarios deseamos colaborar con nuestros gobiernos advirtiendo sobre las políticas públicas para evitar situaciones indeseables para el desarrollo, como lo son: inflación, depreciación cambiaria y que de manera muy concreta provocan imposibilidad de reajustar precios, rescisiones de contratos y ultimadamente la suspensión forzosa de las obras.

La FIIC agradece la hospitalidad de los Bolivianos y reitera su apoyo a las iniciativas encabezadas por la Cámara Boliviana de la Construcción.
Cochabamba, abril 11 de 2008.

Declaración de Cochabamba - Bolivia

Declaración Conjunta en Materia de Infraestructura, Noviembre 2006

Declaración Conjunta en Materia de Infraestructura

En Cartagena de Indias, Colombia, el 1º de noviembre de 2006, el Consejo Directivo de la Federación Interamericana de la Industria de la Construcción (FIIC), integrado por las Federaciones y Cámaras de Construcción de 18 países latinoamericanos, consideramos insoslayable emitir la siguiente DECLARACIÓN:

En esta época de competitividad global, donde el bienestar de los pueblos está basado en un crecimiento sustentable y sostenido de la economía de nuestros países y en una distribución adecuada de la riqueza, se requiere, con urgencia, desarrollar la infraestructura necesaria para que ello sea posible.

América Latina cuenta con vastos recursos y condiciones para lograr mayores niveles de desarrollo económico y social. Sin embargo, el rezago que presenta en materia de infraestructura no le permite una adecuada explotación de dichos recursos e inhibe el desarrollo económico de los países.

Es claro que dentro del concepto de infraestructura estamos refiriéndonos tanto a la infraestructura física, expresada a través del adecuado desarrollo de los servicios que brindan electricidad, agua, carreteras, puentes, puertos, aeropuertos, ferrocarriles, entre otros, como a la infraestructura social, que son aquellas obras destinadas al desarrollo humano y la justicia social (salud, educación, vivienda, espacios culturales y deportivos, entre otros), y la infraestructura productiva, que son las obras destinadas a la producción y comercialización de bienes y servicios.

Los beneficios sociales que una adecuada infraestructura moderna puede y debe brindar a nuestras sociedades resultan claramente expuestos cuando se analiza que la misma:

Facilita los servicios de salud, educación y vivienda de la población;

Incrementa la productividad y competitividad, al proporcionar una plataforma para todos los sectores nacionales, que permite reducir los costos de producción, los costos de transporte de los insumos en general y mejorar la distribución de las mercaderías tanto al interior como hacia el exterior de los países;

Ayuda enormemente al permitir el acceso directo a mercados y clientes;

Incentiva la inversión nacional y extranjera, al brindar un entorno atractivo a la producción.

Todo lo mencionado anteriormente implica que la inversión en infraestructura repercute positivamente en el ingreso per cápita de la población y genera un círculo virtuoso de mayor bienestar social, mayor productividad, crecimiento económico, incremento de la demanda interna, mayor inversión y mayores ingresos fiscales.

Es así que las Cámaras y Federaciones que aglutinan a la industria de la construcción nos comprometemos, ante este desafío que se le presenta a nuestros países, a realizar las siguientes acciones:

Coadyuvar con nuestras autoridades a realizar las obras necesarias;

Gestionar inversiones mediante esquemas de participación público–privada (PPP);

Atraer a los inversionistas a participar en el financiamiento y la operación de concesiones en infraestructura. Estos aportes liberan recursos del Estado que se pueden aplicar en otras áreas;

Promover la inversión en materia de infraestructura;

Apoyar un marco normativo conjuntamente con las autoridades, que proporcione certidumbre a los inversionistas en los diversos esquemas de participación existentes, así como una implementación eficiente del mismo;

Proporcionar los elementos para un adecuado diseño de políticas públicas y regulaciones claras y estables que faciliten la inversión;

Convocar a la cadena productiva de la industria de la construcción para sumarse a los esfuerzos en la materia;

Trabajar en un marco de sustentabilidad y ética; y

Asumir el reto que significa participar en la construcción de esa infraestructura que colabore con el despegue de nuestros países.

Declaración Conjunta en Materia de Infraestructura

Lineamientos Generales para la atención y Prevencios de Desastres Naturales, Noviembre 2006.

Lineamientos Generales para la Atención y Prevencion de Desastres Naturales

Considerando que las Cámaras pertenecientes a la Federación Interamericana de la Industria de la Construcción (FIIC), comparten la preocupación por los efectos adversos que pudieran presentarse como consecuencia de un desastre natural en cualquiera de los países integrantes, mismos que pueden llegar a ser irreparables como la pérdida de vidas humanas, se acuerda que los países miembros tomen en consideración las acciones siguientes:

En materia de atención a la emergencia: Enfocar los objetivos a salvaguardar la integridad de la población afectada; coordinar tareas de ayuda humanitaria para proporcionar agua, alimentos, medicinas y artículos de primera necesidad; así como colaborar para el oportuno reestablecimiento de los servicios básicos en las comunidades afectadas.

Establecer programas de acopio, determinando lugares y responsables de recibir y canalizar los donativos enviados por las diferentes Cámaras.

Convocar a las empresas afiliadas de las Cámaras, para participar en los trabajos de emergencia, como la reapertura de caminos y puentes, el retiro de escombros y agilizar la rehabilitación de servicios básicos de agua y electricidad en las poblaciones de los países que hallan sido afectados.

Compartir información relativa a la implementación de sistemas o materiales innovadores utilizados en la atención de las emergencias, como campamentos, unidades médicas móviles, viviendas provisionales, puentes temporales, entre otros.

Llevar a cabo gestiones particulares ante sus Gobiernos para facilitar el tránsito de mano de obra, recursos materiales, equipos y permisos especiales para la asistencia de empresas o técnicos que se requieran en estos casos.

En cuanto a las tareas de Reconstrucción: Reestablecer con oportunidad la vivienda e infraestructura que sufrieron daños, con la participación de los proveedores de bienes y servicios.

Convocar a los integrantes de la Cadena Productiva de la Industria de la Construcción, y establecer un compromiso de colaboración para brindar certidumbre al abasto de suministros y mantener el control sobre los precios de sus productos, evitando con ello la especulación que puede afectar el proceso de reconstrucción.

Proponer convenios con las Cámaras de los proveedores de servicios financieros como son los seguros y fianzas, a fin de agilizar la respuesta en el pago de pólizas de seguros y la oportuna emisión de fianzas que permitan la rápida atención a los trabajos de reconstrucción.

Adicionalmente a lo anterior, debemos fortalecer las acciones preventivas que permitan estar preparados ante la emergencia, para minimizar los impactos de fenómenos naturales en la población y generar respuesta oportuna y coordinada ante los desastres:

Propiciar en los países miembros de la FIIC la cultura de la prevención de desastres, promoviendo ante sus gobiernos la modificación a los planes y programas, enfocados a vincular mejor el desarrollo urbano con la infraestructura.

Instaurar en sus respectivas Cámaras, Grupos de Enlace que estructuren planes de acción, mediante la coordinación con la sociedad civil, y permitan apoyar en forma inmediata las emergencias en cualquiera de los países que conforman esta Federación.

Desarrollar nuevos materiales y tecnologías de construcción acordes a los riesgos y requerimientos de seguridad para reducir el impacto que tienen los fenómenos naturales en la infraestructura.

Realizar censos de disponibilidad de capacidades como maquinaria, equipo y personal con que cuentan las empresas afiliadas a cada una de las Cámaras, de tal manera que permita responder de manera oportuna a las necesidades de atención a la emergencia y a las tareas de reconstrucción.

Elaborar directorios de contacto, así como identificar puntos de abasto y las capacidades de los integrantes de la Cadena Productiva de la Industria de la Construcción, tanto para la proveeduría de bienes, como de servicios.

Lineamientos Generales para la Atención y Prevencion de Desastres Naturales

Declaración Conjunta de las Américas sobre Infraestructura - Canadá, Estados Unidos y FIIC octubre 1998

Declaración Conjunta

Las cámaras de la construcción de todo el Continente Americano, en representación del sector construcción de nuestros respectivos países, declaramos conjuntamente que:

Entendemos por infraestructura la red de instalaciones y obras de uso público que constituyen la espina dorsal de la planta física de un país. Incluye los edificios públicos (hospitales, escuelas, oficinas gubernamentales, entre otros), la red vial urbana, transporte público, generación, transmisión y distribución de energía eléctrica, presas y sistemas de riego, agua potable, manejo y tratamiento de aguas residuales, carreteras, aeropuertos, puertos, ferrocarriles, etc.

La calidad de la infraestructura de una nación es un índice crítico de la vitalidad de su economía y viabilidad como país. Materializa y concreta en instalaciones físicas los elementos básicos de una sociedad civilizada y una economía productiva. Se requiere su adecuada presencia para tener una economía competitiva internacionalmente. Su ausencia impone una carga inaceptable a la ciudadanía y es un gran obstáculo para el crecimiento, la competitividad y calidad de vida del país.

Aunque la sola existencia de una infraestructura adecuada no garantiza la prosperidad interna, el crecimiento económico a largo plazo no puede lograrse sin ella. Además, la inversión en infraestructura genera directamente una actividad económica adicional.

Creemos que la inversión en infraestructura debe tener un alto rango entre las prioridades nacionales. Debemos asegurarnos que nuestras carreteras y sistemas colectivos de transporte nos desplacen segura y rápidamente; que nuestras viviendas, industrias y el campo reciban agua suficiente y limpia; que se reduzca y disponga en forma segura del volumen de basura y desechos que cada vez en mayor cantidad generan nuestras naciones. Necesitamos que tanto nuestras escuelas como el resto de los edificios públicos sean adecuados y cumplan con sus propósitos, y que, en general, se prevea la adecuada columna vertebral requerida para una economía competitiva y fuerte.

La mayoría de los gastos gubernamentales procuran hacer frente a las obligaciones actuales y los beneficios respectivos no se extienden pasado el año fiscal en curso. Además, los gastos gubernamentales no benefician a todos los sectores de la economía. Por el contrario, la inversión prudente de una nación en infraestructura provee beneficios a la presente y futuras generaciones y a todos los sectores económicos.

Los Gobiernos tienen la obligación de conservar y mejorar la infraestructura pública para la presente y futuras generaciones. Por ello requieren tener un plan de largo plazo para el mantenimiento e incremento de infraestructura, el cual incluya como factor crítico, un plan de financiamiento. Este plan de financiamiento debe, donde sea necesario, tener en cuenta financiamiento del sector privado adicional a la inversión pública.

La infraestructura encabeza el desarrollo económico la prosperidad. Desafortunadamente en épocas fiscales difíciles, la inversión en infraestructura es la primera afectada en la reducción del presupuesto. Esto pone en riesgo la calidad de vida de actuales y futuras generaciones, la calidad del ambiente, así como la prosperidad futura del país. La época para invertir en la infraestructura de un país es cuando la situación económica de ese país esta deprimida. Los países prósperos se volvieron prósperos invirtiendo en su futuro cuando no eran ricos.

Por ello, hacemos un llamado a los líderes políticos del Continente Americano, para que tomen todas las acciones necesarias que prevean la oportuna y adecuada inversión en la infraestructura de nuestros respectivos países, a fin de proporcionar la necesaria calidad de vida económica, social y ambiental para todos nuestros ciudadanos.

Argentina: Cámara Argentina de la Construcción

Bolivia: Cámara Boliviana de la Construcción

Brasil: Cámara Brasileña de la Industria de la Construcción

Canadá: Canadian Construction Association

Colombia: Cámara Colombiana de la Construcción

Costa Rica: Cámara Costarricense de la Construcción

Chile: Cámara Chilena de la Construcción

República Dominicana: Cámara Dominicana de la Construcción

Ecuador: Federación Ecuatoriana de Cámaras de la Construcción. Cámara de la Construcción de Guayaquil. Cámara de la Construcción de Quito

Estados Unidos de América: The Associated General Contractors of America

Guatemala: Cámara Guatemalteca de la Construcción

Honduras: Cámara Hondureña de la Industria de la Construcción

México: Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción

Nicaragua: Cámara Nicaragüense de la Construcción

Panamá: Cámara Panameña de la Construcción

Paraguay: Cámara Paraguaya de la Industria de la Construcción

Perú: Cámara Peruana de la Construcción

El Salvador: Cámara Salvadoreña de la Industria de la Construcción

Uruguay: Cámara de la Construcción de Uruguay

Venezuela: Cámara Venezolana de la Construcción

 

Ver Documento Original Firmado, Español

 

Ver Documento Original Firmado, Inglés

 


Federación Interamericana de la Industria de la Construcción
Secretaría General FIIC
Av. Periférico Sur 4839, C.P. 14010 Tlalpan México, D.F.
Tels: +52 (55) 5424-7457 / 5424-7458 / 5424-7459
E-mail: fiic@fiic.la